acerca de

 

Mi Trabajo es en series,, y lo encaro en caminos y disciplinas diferentes, que se enriquecen mutuamente, el grabado es mas conceptual y figurativo, con una temática definida de la que quiero expresar y  comunicar en imágenes. La pintura es esencialmente un desarrollo visual de las relaciones que encuentro entre la forma, el color, la línea y la emoción, dentro de un campo específico, Busco construir algo de la nada y a veces los símbolos y las imágenes se me revelan espontáneamente. Mi desafío es su peso y equilibrio. Esta a medio camino entre la abstracción y la figuración,. en este no analizo no conceptualizo, mas bien construyo y destruyo hasta desentrañar un retrato del momento. En ambos es el lenguaje que uso para expresar mi interior, que encuentro difícil con palabras.

 Pinto capa sobre capa, dejando que ella suceda y fluya;  en el grabado expreso temas que me inquietan y pertenecen y últimamente  las monocopias, se acercan mucho a la pintura, una vez diseminadas las tintas, me interesa explorar el accidente que se produce al literalmente explotar las mismas bajo la presión de la prensa; es momento a momento, hasta llegar a captar todos los momentos adecuados sobre el papel o la tela.

Espero dar a mi obra una presencia que agarre, en lugar de liberar al espectador,. busco atraparlo ante el misterio de las imágenes y la emoción, no siempre obvios a primera vista.

Soy una artista multifacética, me atraen los retos de las diferentes disciplinas. Es una evolución en el tiempo, mientras el trabajo se va creando, hasta el punto que veo  algo que no había visto antes y permito que la obra entonces tenga su propia presencia. El trabajo define la disciplina, a veces es textil, otra grabado o  pintura también en menor escala instalaciones o vdeos.

Ana Castro Feijoo

 
     
 

Reflexión sobre la obra de Ana Castro Feijoo

Exposición “Volviendo a casa”

Galeria “Laguanacazul”

curadora Toia Ibañez

Inmigraciones, arraigos y desarraigos,  individualización, globalización, la sombra, el recorrido, el camino de “la vuelta a casa“, no sólo del cuerpo sino también del alma, hicieron de hilo conductor y nutriente de sus trabajos los últimos cinco años.

Se trata de abrir la mirada, de no imponer un único pensamiento visual, sino de navegar, explorar, apostar a la posibilidad de que se inmiscuyan formas no controladas, que se desplieguen y se mezclen los materiales, técnicas y  procedimientos.

Habiendo vivido por 18 años, en distintos lugares como Río de Janeiro, Boston, Los Ángeles y México,  los temas se repiten casi como una obsesión,  pero la manera de resolverlos, está en continua evolución.

No es casual. Invita a  mirar,  preguntarse, conocer, reconocerse, ponerse en el lugar del otro, encontrarse con ese ser, autor de ideas, de imágenes, de teorías y de reflexión que cada uno es, construir puentes.

El trabajo casi alquímico del grabado, con su  constante transformación, lo espejado de su técnica, sus luces y sombras, facilita este encuentro y la relación con el tiempo que nos toca vivir.

Darle espacio a la escucha, dejarnos emocionar y llevar  por otros puntos de partida, que jugando con el azar encuentren su forma y se manifiesten.

“NO ES UNA IMAGEN LO QUE BUSCO.TAMPOCO UNA IDEA ES UNA EMOCION QUE QUIERO RECREAR, LA EMOCION DE QUERER ALGO, DE DAR ALGO Y DE DESTRUIR ALGO”

Louise Bourgeois

 

                                                                      Exposicion "El color del viento"

                                                                       muestra en la Fundación Vocación Humana, Araoz 1942,

Curadora Sylvie Nante

La multifacética artista despliega en eta muesta un desborde de entramados coloridos que atrapan al espectadorpor su intensidad y diversidad, Ana Castro Feijoo, construye su propio universo

                                                                         simbólico a través de movimientos intuitivos y rítmicos, impregnado quizas por las frondosas imágenes de sus viajes y des su vida interior. Ana crea y recrea, explora, busca y descubre un abanico 

abrumador de tonos y formas. Sus pinceladas erigen un camino de luz y profundidad, invitándonos a transfigurar el mundo de lo sensible